lunes, 30 de marzo de 2009

Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos.

Yo no entiendo el Periodismo de otra manera que no sea como fuente inagotable de información y denuncia.

A medida que pasa el tiempo voy siendo mucho más analítica. Bueno, eso lo he sido siempre, pero ahora desde dentro.
Analizo cómo están los medios y me hago algunas preguntas, por ejemplo, entre otras:

  • ¿Por qué, habiendo tanta actualidad en este amplio mundo desordenado, dedicamos un número absurdamente grande de horas a con quién se acostó aquel o cuántas albóndigas se comió aquella?
Hay una frase que he leído hace un rato en pmasdh.com, una reflexión de Juan Medina por la reciente publicación de un libro llamado "Mi nombre es Nadie" (Nicolás Castellano, Cadena Ser), que dice: "Todos los domingos hago la misma foto del mismo futbolista jugando, pero sin embargo no nos aburre. Las fotos de pateras sí", y que me ha impactado por lo cierta y triste que es.
En la información se consultan más los deportes que el estado de la inmigración. Y más aún, el panorama rosa.

Entremedias, mueren en la orilla de Tarifa cientos de personas que sólo buscan una vida mejor.
Eso sí, cuando esto ocurre en la tele está Ana Rosa Quintana comentando Gran Hermano.

  • ¿A qué viene el veto? ¿No es hipócrita poner barreras, incluso dentro de las mismas empresas, a los que están ahí para romperlas?
Yo tengo unos principios bastante arraigados, pero en ningún caso mi principio impedirá que denuncie una violación de derecho aunque ello fuera en contra de mi ideología. Porque si no de qué pretende yo "educar" y contar lo que pasa si callo como una puta por propio interés.

En el Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos firmé con "El periodismo decae cuando el interés es más importante que la realidad".
Podría dar un dedo como señal a la apuesta de que nunca caeré en ese circo, pero si así ocurriese, por favor, que alguien me abofetee.

  • Me irrita tremendamente el continuo estrés por ser el que más es leído, el que más es visto, el que más es escuchado.
Dios bendiga el Internet.
Las cifras y las letras nunca se han llevado bien si no son unidas como un puzzle que ha de encajar; si pretendemos sobreponer las cifras a las letras, el puzzle se rompe y obtenemos, entonces, el programa de AR.

¡Qué estrés! Que si hoy hemos bajado el share, que si ayer nos compraron menos ejemplares, que si hemos perdido radioyentes...
Sí, entiendo que en el fondo son empresas, y que si no hay money, no hay empresa, pero, últimamente, esta fiebre de audiencias y jodiendas está deparando en una falta gravísima de seriedad y calidad.


Bueno, a lo que venía.
He firmado el Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos porque qué es el periodismo sin los derechos, y qué son los derechos sin alguien que informe de ellos, sin alguien que los tenga en cuenta y proteja cuando sean vulnerados.
Pues el programa de AR. Seguro que eso da mucho miedo.

Manifiesto Periodismo y Derechos Humanos


Paz y Rock.

4 opiniones.:

gruncho dijo...

Denuncia.. eso falta mucho :)

Smyle dijo...

Y nunca está de más :D

Alejandro Kreiner dijo...

¿Y quién denuncia a los denunciantes?.

Saludos.

Smyle dijo...

Afortunadamente, otros denunciantes.
Para eso está el marco ético, que espero muchos conserven.

Publicar un comentario

Dime qué piensas .